Una década del grupo de investigación "Prosa Boliviana"

 

Carrera de Literatura

Una década del grupo de investigación Prosa Boliviana

Este grupo, que ya ha publicado cinco libros que son frutos de sus investigaciones, se dedicará este año a concluir su edición de la obra de Ismael Sotomayor y empezará con la obra de María Virginia Estenssoro

 

por Daniel Romero Sotomayor

 

¿Qué es el proyecto Prosa Boliviana?

La docente y escritora Ana Rebeca Prada, coordinadora de este grupo de investigadores, explica: “Se trata de un proyecto que busca rescatar zonas y autores olvidados de la literatura boliviana, sobre todo de fines del siglo xix y la primera mitad del xx”. En 2011, el primer equipo de Prosa Boliviana, conformado por Pedro Brusiloff, Freddy Vargas, Omar Rocha y Ana Rebeca Prada, hace una lista de autores “echados al olvidadero” –frase de Blanca Wiethüchter– y decide hacer ediciones críticas  de sus obras. Luego de estos años de trabajo, Prosa Boliviana ha publicado los trabajos Alberto de Villegas: Estudios y Antología (2013), La prosa de Jaimes Freyre (dos tomos, 2016) e Ismael Sotomayor. Artículos en El Diario. 1929-1952 (dos tomos, 2021). Y se anuncia ya la publicación de otros trabajos: un libro sobre la obra de Ismael Sotomayor más allá del periódico El Diario y la obra en prosa de la escritora María Virginia Estenssoro.

¿Cómo se hace un proyecto de Prosa Boliviana?

Prada explica: “En principio, se recoge lo que se tiene a mano, artículos, fragmentos, todo lo que se pueda encontrar del autor. Cada autor se trabaja según lo que se vaya encontrando, lo que está disponible”. Freddy Vargas añade: “En cada caso uno se enfrenta a un amplio conjunto de decisiones concretas para casos concretos y obras concretas, por lo que la ‘metodología’ quizá nunca es la misma. A pesar de ello, hay algunos principios: a) la reunión y evaluación de materiales; y b) la fijación del texto. Cada uno de estos momentos tiene o implica operaciones específicas y, pues, tratamos de ajustarnos a ellas; aunque la cantidad y diversidad de los equipos, a veces, implican algunas variaciones en este asunto”.

Sobre los planes a futuro, Prada menciona que una vez terminen con la obra de Sotomayor, la que incluirá además un tomo de ensayos críticos sobre su obra, y una vez que publiquen la obra en prosa de María Virginia Estenssoro (que no incluirá la obra El Occiso, pues ya fue publicada por la editorial Dum Dum), el equipo piensa volver a su lista inicial, de muchos escritores. “Hay muchísimo trabajo por hacer”, concluye Ana Rebeca Prada.

¿Cómo se trabajó en el proyecto Alberto de Villegas: Estudios y Antología (2013)?

 “Con De Villegas, cuenta Prada, se conseguían ediciones de sus libros Mala-Bar y la edición de La campana de plata, también la edición de Sombras de mujeres de los años 20. Pero además, era necesario recuperar sus escritos periodísticos y otros para tener una visión orgánica de su obra. Un libro publicado por la madre en los años 30 es capital, pues incluye mucha crítica sobre el autor y –muy importante– una novela inconclusa que De Villegas escribe en el Chaco: Gualamba. Nuestra publicación tuvo un efecto importante, pues se comenzaron a escribir tesis sobre el autor y se hicieron otras ediciones (como la que hicimos Mary Carmen Molina y yo para la Alcaldía de La Paz de Sombras de mujeres)”.

Sobre el trabajo en este libro, Pedro Brusiloff, uno de los miembros del grupo, comenta: “Metodológicamente, el proyecto no solamente requería la elaboración de enfoques críticos de la obra del autor, sino también el rescate de gran parte de su prosa, que se hallaba dispersa en publicaciones periódicas y en tomos mal editados. La primera fase consistió en la compilación de los trabajos dispersos del autor, que fueron hallados principalmente en un fondo especial del Archivo de La Paz. Pude hallar esos archivos gracias a un dato que me dio el historiador Pablo Michel. Posteriormente, fue necesario un minucioso trabajo de edición de las obras seleccionadas. Finalmente, procedimos a la elaboración de los ensayos críticos, que se discutían en amenas tardes en las que compartíamos té y pasteles”.

villegas

 

¿Cómo se hizo La prosa de Jaimes Freyre (dos tomos, 2016)?

Omar Rocha Velasco cuenta cómo el equipo de Prosa Boliviana realizó el trabajo La prosa de Jaimes Freyre : “Cuando se hablaba  de Ricardo Jaimes Freyre se hablaba generalmente de su poesía y de sus relatos y muy poco de su otra obra en prosa, que no estaba recopilada en un libro.  Nosotros acudimos a las revistas y los periódicos en los que se publicó esa obra dispersa, textos, por ejemplo, publicados en la Revista de Letras Ciencias Sociales de Tucumán, en el Álbum de Sucre, que dirigía su mamá”.

jaimes

 

El resultado de este trabajo está dividido en dos tomos; el primer tomo recopila los escritos en prosa de Jaimes Freyre: la crónica, el ensayo literario, el teatro, la preceptiva literaria y los manuales, las notas y reseñas, las cartas y la novela; el segundo tomo reúne quince ensayos sobre la obra del gran escritor modernista potosino.

¿Cómo se trabajó en el proyecto de Ismael Sotomayor. Artículos en El Diario?

El libro Ismael Sotomayor. Artículos en El Diario. 1929-1952 (dos tomos, 2022) surgió del trabajo en la reedición crítica del libro Añejerías paceñas que Prada realizó junto a Rocha para la Biblioteca del Bicentenario de Bolivia (bbb). “De Sotomayor –cuenta Prada– se conoce o, más bien, se menciona Añejerías paceñas. Por lo que, procedimos a recoger, tras un trabajo hemerográfico intenso, realizado por miembros del equipo, todo lo publicado por Sotomayor, inicialmente una columna que él tenía en El Diario”. Freddy R. Vargas amplía: “Lo que hicimos inicialmente fue rastrear los periódicos y revistas donde este autor podría haber publicado su trabajo. Luego recuperamos (fotografiándolos) todos los artículos firmados, ya sea con su nombre o con los seudónimos que utilizaba. A continuación clasificamos y ordenamos los textos; posteriormente se realizó la transcripción de los materiales, para finalmente hacer un cotejo o evaluación de las transcripciones. Después organizamos el proceso de edición y anotación, para lo cual definimos criterios mínimos o básicos para que cada integrante del equipo realizara su parte del trabajo”.

sotomayor


Imprimir   Correo electrónico